Consejos para cuidar tu piel en Otoño.

destacada-web

 

El Otoño, además de sus características concretas que pueden afectar a la piel, viene con una historia de “heridas”, las que el verano ha hecho en tu piel a causa del sol, el calor, la sequedad, el cloro, el salitre…

Por eso es importante prestarle atención y cuidarla, porque el periodo posterior, el invierno, también traerá sus agresiones: el frío, las capas de ropa, la sudoración y falta de transpiración que provoca, los cambios de temperatura al entrar en interiores, etc.

Para solucionarlo, y que luzcas una piel sana y saludable todos los días de la temporada, te vamos a dar unos consejos para cuidarla y tratarla correctamente.

 

1. La limpieza de la piel.

 

Durante el verano hay que eliminar el exceso de grasa y de cremas solares de nuestra piel, pero al entrar el otoño esa limpieza profunda ya no es tan necesaria por lo que debemos suavizar su tratamiento. 

Para ello es recomendable cambiar a un jabón suave o a un limpiador sin jabón, especialmente si sientes la piel más sensible o irritada. Y al salir de la ducha sécate suavemente sin arrastrar la toalla sobre la piel.

También es recomendable la aplicación de una crema hidratante cuando la piel todavía está húmeda, insistiendo en brazos y piernas, las zonas más expuestas al frío.

Además, hay que vigilar el tiempo en la ducha y la temperatura del agua. Es cierto que cuando comienza el frío hay pocas cosas más reconfortantes que una buena ducha caliente, pero esto perjudica a nuestra piel porque pierde parte de la capa protectora y le da un aspecto más deshidratado.

Si no sabes qué tipo de jabones le convienen más a tu piel y a su situación, lo mejor es preguntar en la farmacia porque existen variedades para casi todas las necesidades.

 

limpieza

 

El limpiador facial.

 

El otoño es la época del año en la que menos sudamos, por lo que podemos utilizar tónicos menos sustancias químicas y más elementos naturales, como por ejemplo las aguas micelares.

Antes de añadir cosméticos, se recomienda exfoliar la cara para eliminar pieles muertas acumuladas durante el verano por el efecto del sol en la piel.

Además, y ya que la piel está menos grasa en esta época del año, es un buen momento para utilizar aceites y cosméticos con probióticos y sérums, que contribuyen a mejorar la luminosidad y la elasticidad de la piel.

 

2. La Hidratación.

 

El principal objetivo de la hidratación es luchar contra la sequedad de la piel. Por eso, tras la cantidad de horas con la piel expuesta al sol durante el verano, una buena forma de preparar la piel para las temperaturas que vienen es estar segura de que está perfectamente hidratada.

Pero ten en cuenta que la exposición al frío puede ser tan dañina para la piel como la exposición al sol. Puede parecer contraintuitivo, pero el frío es muy dañino para la piel. Así que la hidratación debe realizarse tanto por dentro como por fuera. Bebé agua en cantidad suficiente, no solo debemos beber cuando tenemos sed, elige cremas que sean especialmente hidratantes y nutritivas y aplícalas dos veces al día con especial atención a las zonas más expuestas a las condiciones meteorológicas.

Y si viajes a lugares con el clima más seco, las cremas deberían ser más gruesas ya que reducen la pérdida de agua e hidratan, pero esto no es algo muy significativo en un clima como el nuestro.

 

hidratación

 

3. Nutrición para protegerte del frío.

 

La nutrición de la piel tiene un objetivo principal: protegerla y luchar contra el daño que le provocará el frío que ya se acerca. En realidad, es una combinación de elementos climatológicos, el frío, las condiciones de la humedad y el viento, que dejan la piel más sensible.

A esto hay que sumarle como ya hemos dicho antes el exceso de ropa, los cambios bruscos de temperaturas por las calefacciones… Por lo tanto, la piel va a sufrir y estar bien nutrida es fundamental.

Para encontrar el punto óptimo de nutrición elige cremas con componentes como la manteca de karité o de jojoba y, por supuesto, vigila la nutrición interior, que es tan importante o más. Una dieta rica en frutas y verduras aporta una gran cantidad de nutrientes que, además, frenan el envejecimiento de la piel.

Por último, y como complemento, se pueden añadir antioxidantes a base de Vitamina C y E, carotenoides y coenzima Q10 que se encuentran en comprimidos de farmacia y le dan ese impulso para una nutrición completa que mejora mucho el estado y la protección de la piel. 

 

nutrición

 

4. Protección contra el viento, el frío y rayos UV.

 

Hemos hablado mucho de cómo el tiempo afecta a la piel, por lo tanto, protegerse correctamente de las inclemencias del tiempo es un paso importante.

El sol, el viento y el frío son elementos que hacen que la piel se seque. Así que al exponernos a ellos, al salir a la calle o al hacer deporte al aire libre es recomendable utilizar cremas faciales hidratantes con la protección solar adecuada a tu tipo de piel.

Del mismo modo es importante que las prendas protejan del frío y del viento pero que al mismo tiempo dejen que la piel transpire.

 

protección

 

Como ves, proteger la piel en esta época del año es sencillo, no requiere de grandes esfuerzos y, con un poco de atención y sentido común, podemos revitalizar la piel que llega dañada del verano y prepararla para el invierno, donde sus cuidados deben aumentarse. Y así tener una piel sana y bonita todo el año. 

Además, en Farmacia Aguado tenemos todo tipo de productos para estos cuidados y para diferentes tipos de pieles y necesidades. Así que si tienes cualquier duda, ven y pregúntanos, estaremos encantadas de ayudarte en todo lo que sea necesario.

 

 

 

“Síndrome del Ojo Seco”, qué es, qué causas tiene ...
Por qué se te cae más pelo en otoño y cómo evitarl...
 

Comentarios

No hay comentarios por el momento. Sé el primero en enviar un comentario.
¿Ya està registrado? Ingresa Aquí
Invitado
Domingo, 02 Abril 2023
Si desea registrarse, por favor rellene los campos de nombre de usuario y nombre.

Imagen Captcha